quienes somos

Somos una pequeña comunidad de carmelitas descalzas que formamos parte de la Orden de la Bienaventurada Virgen María del Monte Carmelo. Una gran familia religiosa cuyo origen se remonta hasta el s. XIII en las mismas tierras de Palestina, con el fin de vivir en obsequio de Jesucristo imitando a la Virgen María.

Nuestra comunidad vive el espíritu y estilo de vida de nuestra Madre fundadora, Santa Teresa de Jesús (1515-1581). Ella, sintiéndose llamada por Dios a renovar el Carmelo, deseó vivir la Regla primitiva que nuestros hermanos ermitaños del Monte Carmelo habían observado en los orígenes de la Orden. Y así, en 1562 fundó el primer convento reformado de carmelitas descalzas, comprometidas a vivir los consejos evangélicos según la Regla primitiva, en una pequeña comunidad fraterna, fundada en soledad, oración y pobreza.

Santa Teresa de Jesús, nuestra madre, recibió especialmente los acontecimientos acaecidos por entonces, como la reforma protestante en Francia, las profanaciones de la Eucaristía y del sacerdocio. De tal manera se sintió conmovida por tales hechos, que imprime en este estilo de vida de las primeras carmelitas descalzas, sus hijas, un sentido apostólico, orientando la oración, el retiro y la vida entera al servicio de la Iglesia.

En nuestro horario cotidiano armonizamos una vida orante, contemplativa (oración personal, celebración de la Eucaristía y de la Liturgia de las Horas, etc.) junto con una vida comunitaria, fraterna, de encuentro alegre y sencillo con las hermanas.

Vivimos de nuestro trabajo y para ello elaboramos las formas para las celebraciones de la Eucaristía. Trabajo cotidiano en la presencia de Dios.