NANA DE SAN JOSÉ

Cierra los ojos, Luz de mis noches,

duérmete, Verdad de mis sueños;

dame tu manita, fortaleza mía,

descansa sobre mi pecho.

Sentirás que tiemblo, no es de frío;

no te asuste mi llanto,

de amor estoy estremecido,

mi adorado Niño, y te canto…

Mi nana de silencio

Palabra de mi Dios,

escucha mi nana de amor

al compás de mi corazón.

Son tuyas mis manos heridas y pobres,

vacías sin ti, mi tesoro;

mi espalda para tu yugo,

mis pies descalzos; Tú, mi Camino.

No llores más, Niño mío,

acepta mi llanto

y las lágrimas que me he guardado,

por tu risa las cambio.

Sol de lo alto, tu sombra seré,

descansa en mis brazos,

siente el calor que tu fuego encendió

en mi corazón de padre.

No tengas miedo, yo te guardo,

duerme en la Paz que has traído;

la fe de Israel te daré,

mesías, mi Jesús, mi Niño.

Con ternura te adoro,

Adonai, Promesa de mi Dios,

Dueño de mi mente, mis fuerzas

y mi corazón.

Tu Madre María, mi esposa amada,

duerme rendida y confiada;

acepta la pobre cuna de mi arrullo

que humildemente canta

Mi nana de silencio

Palabra de mi Dios,

escucha mi nana de amor

al compás de mi corazón.

Un comentario en “NANA DE SAN JOSÉ

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s